Creación de capacidad

enter image description here

La capacidad fitosanitaria nacional se define como: "La capacidad de los individuos, las organizaciones y los sistemas de un país para realizar funciones de manera eficaz y sostenible para proteger los vegetales y productos vegetales de plagas y para facilitar el comercio, de conformidad con lo dispuesto en la CIPF".

El artículo IV de la CIPF proporciona a las partes contratantes las disposiciones generales relativas a los acuerdos institucionales de protección fitosanitaria nacional para alcanzar el objetivo de la CIPF, es decir "asegurar una acción común y eficaz para prevenir la diseminación e introducción de plagas de las plantas y productos vegetales y promover medidas apropiadas para su control".

Muchas cosas contribuyen a la sostenibilidad del desempeño de las funciones de una organización nacional de protección fitosanitaria. Entre otras, aunque no únicamente:

  • un entorno propicio en los países, como unas políticas que permitan a las actividades de sanidad vegetal evolucionar y adaptarse a las circunstancias cambiantes;
  • reglamentos fitosanitarios que faculten el funcionamiento de las ONPF;
  • presencia y comprensión de la CIPF;
  • comprensión de la importancia de la aplicación;
  • planes de acción viables para proteger la salud de las plantas y el comercio;
  • compromiso nacional para sostener la capacidad fitosanitaria.

El objetivo de los esfuerzos de la aplicación de la CIPF es facilitar y habilitar las ONPF para que sirvan con eficacia y en forma sostenible a las necesidades de su país en materia de protección de las plantas y productos vegetales y facilitación del comercio. Lograr este objetivo se traduciría en que:

  1. todas las partes contratantes apliquen las NIMF que necesitan;
  2. todas las partes contratantes cumplan sus obligaciones correspondientes a la CIPF;
  3. la CIPF refleje las metas de todos sus miembros;
  4. la capacidad fitosanitaria de las partes contratantes pueda evolucionar en respuesta a la transformación de las circunstancias;
  5. las cuestiones fitosanitarias estén integradas en las políticas;
  6. haya una cooperación regional efectiva.