Fitosanidad en el siglo XXI: el uso de aviones teledirigidos y perros rastreadores

Publicado on Jue, 21 Abr 2016, 15:00

El 7 de abril de 2016, la 11ª reunión de la Comisión de Medidas Fitosanitarias celebró una reunión lateral sobre Fitosanidad en el siglo XXI: el uso de aviones teledirigidos, aplicaciones, teléfonos inteligentes, que contó con la asistencia de 100 delegados. El propósito de la reunión era presentar tecnologías modernas que ya se utilizan con éxito en el ámbito de la fitosanidad y debatir posibles formas de avanzar en una mejor difusión, en este caso el uso de aviones teledirigidos y perros rastreadores.

El Sr. Brian McCornack, de la Universidad Estatal de Kansas, presentó el proyecto "Optimización de protocolos de vigilancia mediante sistemas aéreos sin tripulación" que es un trabajo conjunto de los campus de Manhattan y Salina, de la Universidad Estatal de Kansas, la Universidad de Tecnología de Queensland, Australia, el Departamento Victoriano de Medio Ambiente y de Industrias Primarias de Queensland y el Departamento de Agricultura, Pesca y Silvicultura. El proyecto realizó una serie de estudios para evaluar la forma exacta en que los sistemas aéreos sin tripulación pueden detectar invasiones de insectos y enfermedades que estén surgiendo en los trigales comerciales, así como la manera de optimizar la información recopilada durante los vuelos. También se proyectó un vídeo sobre el uso de aviones teledirigidos y sensores asociados a éstos.

Se debatió la contribución de las tecnologías modernas a la seguridad alimentaria, el aumento de las tasas de detección de plagas, las oportunidades de tomar muestras precisas para fines de vigilancia, así como posibles novedades relativas a la vigilancia. Las deliberaciones abarcaron temas como la utilización de diferentes tipos de sensores para la detección de las zonas infestadas, cuestiones sobre el tratamiento de datos, uso de aviones teledirigidos y los costos asociados, así como la flexibilidad en diferentes paisajes y condiciones geográficas. La Sra. Ute Hoyer-Tomiczek, científica de nivel superior y jefa adjunta de la División de Investigaciones Federales de Entomología y Centro de Capacitción Forestal, para Peligros Naturales y el Paisaje; del Departamento de Protección Forestal, Austria, expuso la forma en que las tecnologías modernas pueden recibir un afortunado apoyo del uso de perros adiestrados para la detección de plagas. El comercio mundial ha sido una vía de ingreso y posteriores brotes del escarabajo asiático de cuernos largos (Anoplophora glabripennis (Motschulsky)) y el escarabajo de cuernos largos de los cítricos (Anoplophora chinensis (Forster) y A. chinensis (forma malasiaca Forster)) en muchos países europeos. La vigilancia del A. glabripennis y el A. chinensis/A. chinensis forma malasiaca depende actualmente de la inspección visual. Debido a que ambas especies se desarrollan dentro de la madera de las plantas, la detección visual de la infestación es particularmente difícil porque los síntomas externos pueden estar ocultos o haberse eliminado por causas ambientales. La reunión destacó el trabajo realizado en el proyecto EUPHRESCO ANOPLORISK-II, relativo al uso de perros para la detección de Anoplophora, que pueden desplegarse en las zonas afectadas, en los viveros y en los sitios de revisión de importaciones, en los materiales de embalaje de madera y las plantas. El vídeo sobre el uso de perros para la detección demostró las diferentes etapas del entrenamiento de los perros, así como las actividades operacionales.

Durante el debate, se destacó que es fácil adiestrar a los perros de detección y que, en muchos casos, compiten con las tecnologías modernas como detectores electrónicos. La sensibilidad y especificidad de la detección mostradas por los perros son muy elevadas. Se hizo énfasis en la importancia de contar con un equipo canino (el perro y su adiestrador) para hacer detecciones eficientes.

Etiquetas

Noticias

RSS / Atom