Seminario de la CIPF : Normas fitosanitarias y seguridad alimentaria

Publicado on Mar, 17 May 2016, 10:41

El 4º Seminario de la CIPF sobre normas fitosanitarias y seguridad alimentaria se celebró en la Sede de FAO (Centro Sheikh Zayed) el 13 de mayo de 2016, dedicado al efecto positivo directo de las normas fitosanitarias en la seguridad alimentaria mundial. Asistieron al Seminario más de 100 participantes, incluidos los representantes permanentes de los tres organismos de las Naciones Unidas basados en Roma, miembros y observadores del Comité de Normas de la CIPF, así como personal de la CIPF y de la FAO.

El Sr. Jingyuan Xia, Secretario de la CIPF, presidió el seminario. Señaló que la CIPF es la única organización internacional de normas fitosanitarias en el mundo y, como tal, es un instrumento decisivo para promover la sanidad vegetal a escala mundial. También indicó que hay cinco temas de la CIPF para los próximos cinco años (2016-2020), y destacó que este seminario sobre normas fitosanitarias y seguridad alimentaria es una de una serie de actividades de comunicación y promoción en el ámbito del tema de la CIPF sobre sanidad vegetal y seguridad alimentaria en 2016.

El Sr. Damien Kelly, Primer Secretario de la Embajada de Irlanda a Italia, pronunció las palabras de apertura. Con referencia a la terrible hambruna causada por la plaga de la patata que afectó a Irlanda en la década de 1840, el Sr. Kelly demostró el claro vínculo entre sanidad vegetal y seguridad alimentaria, y destacó la necesidad de prevenir la introducción de plagas a fin de evitar consecuencias económicas y sociales devastadoras en el futuro. Además, el Sr. Kelly reiteró el compromiso de Irlanda de ayudar a promover el trabajo de la CIPF y señaló que Irlanda ya había contribuido con financiación en apoyo al Año Internacional de la Sanidad Vegetal (AISV) 2020. Es de esperar que el AISV cree conciencia de la necesidad de proteger los recursos vegetales del mundo.

El Sr. Bart Rossel, Director del Programa Fitosanitario de Australia, demostró cómo las normas de la CIPF fortalecen la seguridad alimentaria y apoyan directamente cuatro de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU y dos objetivos estratégicos de la FAO, con varios ejemplos de las consecuencias económicas de las plagas y su impacto negativo en la seguridad alimentaria. La amenaza de la roya del trigo en Kenya pone de relieve la necesidad de medidas fitosanitarias para evitar que la plaga se extienda a los países vecinos. Además demostró que conforme aumenta el comercio exponencialmente, es esencial que los países armonicen sus medidas. Señaló que las normas de la CIPF mejoran el acceso a los alimentos al facilitar un comercio inocuo y mejorar la disponibilidad de alimentos, además de limitar la propagación e introducción de plagas devastadoras.

La Sra. Ruth Woode, Jefa del Departamento de Agricultura, de la Asamblea Municipal de Adoagyiri Nsawam, Ghana, presentó una perspectiva africana de la seguridad alimentaria y la circulación internacional de los cereales. En su presentación de los numerosos desafíos que afrontan los países africanos en su lucha por mejorar la seguridad alimentaria, la Sra. Woode pidió que se tomen medidas urgentes para elaborar una norma internacional para facilitar el comercio de cereales que a la vez evite la introducción de plagas nocivas. Los cereales son un importante cultivo alimentario y fuente de ingresos para la mayoría de los países africanos; pero estos países son importadores netos de cereales y siguen siendo vulnerables a la introducción de plagas. La Sra. Woode presentó el ejemplo de cuando la ayuda alimentaria en los años 70 introdujo una plaga que los países africanos siguen combatiendo hoy en día.

El Señor Lifeng Wu, Director de División del Centro Nacional de Extensión y Servicio de Agrotecnología de China, habló sobre el enfoque de su país a la seguridad alimentaria a través de normas fitosanitarias. Subrayó además la necesidad de elaborar normas que aborden los riesgos de plagas del comercio internacional en los principales cultivos básicos. Cada año la producción de cereales de China sufre una pérdida del 2% del producto bruto de la producción de alimentos en China. Mediante la aplicación de las normas de la CIPF, la introducción de plagas se limita, se fortalece la seguridad alimentaria y se protege el medio ambiente.

En conclusión, el Sr. Brent Larson, Oficial de normas de la CIPF, destacó la contribución de normas específicas a la seguridad alimentaria, que además facilitan el acceso a los mercados de exportación, garantizan la inocuidad de las importaciones y dan orientación en materia de vigilancia, diagnóstico o tratamientos. También explicó que, aunque el proceso normativo dura más de siete años, también es uno de los procesos normativos más abiertos, transparentes e incluyentes del mundo. El seminario concluyó señalando que las normas de la CIPF ayudan a asegurar un terreno de juego justo que ofrece a los pequeños agricultores más vulnerables la posibilidad de tener acceso al mercado y proteger sus cultivos de plagas dañinas.

Etiquetas

Noticias

RSS / Atom